Monday, June 05, 2017

¡Antes que lleguen los “chinos”!

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
5-6-2017

¡Antes que lleguen los “chinos”!

La advertencia ineludible que hace cualquier guía europeo a los ciudadanos que visitan esos países es: ¡antes que lleguen los “chinos”! Y se refiere a los contingentes abigarrados, grupales, estruendosos, pintorescos, compradores compulsivos y procedentes de los países asiáticos a quienes se les llama “chinos”. No importa que sean coreanos, tailandeses, vietnamitas, camboyanos, chinos o japoneses! Cualquier calle, avenida, parque, iglesia, café, discoteca, monumento es visitado por ellos.

Obligatoria como imprescindible la reflexión: ¿cómo hacemos para que apenas el 10% de esos millones de ciudadanos orientales, venga al Perú a poblar hoteles, llenar con su decurso masivo las principales riquezas turísticas nacionales y dejen dólares generando puestos de trabajo, ingresos diversos y adentramiento peruano en una competencia atractiva y plena en recursos?

Otra de los cuestionamientos estriba en saber ¿qué hace el Estado para la promoción del turismo? ¿se tiene a los elementos esenciales y políglotas en estos países del Asia para esa dinámica fundamental? Para hacer más simple el asunto ¿no son los peruanos en los países de Europa quienes debieran tener la iniciativa formidable de promover el turismo asiático hacia nuestro país? Si no lo hacen Cancillería u otros organismos, convendría muy mucho que sí lo realicen y con fuerza extraordinaria, los connacionales que viven por decenas de miles en todos los países europeos.

Se infiere que nuestros políticos no harían mal en considerar esta fuente, el turismo –la industria sin chimeneas-, como una tarea urgente y con leyes adecuadas de protección a los foráneos que demandan excelentes medios de transporte, respeto en las reservas, carreteras perfectamente asfaltadas donde el tránsito no baje de los 150 kilómetros por hora, túneles seguros y bien iluminados, guías de turismo y oficinas capaces de absolver los siempre exigentes cuestionarios del turista y en varios idiomas.

Reducir a los asiáticos los grupos visitantes en los países europeos puede ser una arbitrariedad, pero son los más numerosos y siempre andan juntos. Y literalmente atropellan cuanto esté a su paso. Saquean tiendas y compran de todo, sin mayor pregunta por el precio salvo cuando negocian 2 ó 3 artículos idénticos. Sus guías siempre son provenientes de su país original y por eso el celo de los europeos que advierten con indisimulado racismo “antes que lleguen los chinos”.

Tengo la impresión que el papel de los peruanos en los países europeos tiene un reto formidable con o sin el Estado: construir un turismo de ultramar que acerque, aproxime y verifique que los ciudadanos del Asia pueden llegar a Perú y a Latinoamérica donde hay, ciertamente, muchísimo que ver.


¡Cuánto daríamos para que siquiera el 10% del turismo asiático en Europa llegara al Perú!
Post a Comment