Tuesday, October 13, 2009

¡Superemos a Gonz├ílez Prada!

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
13-10-2009

¿Qué ocurre cuando los militantes, o algunos siervos, de un partido
político olvidan la entrega para convertirse en mercenarios con
sueldos que pagan sus complicidades, mudeces, inmoralidades o las
partes del botín que se exaccionan vía el Estado y sus mecanismos de
reserva y protección leguleya? Y si esto ocurre, cada cierto tiempo,
es porque las autoridades políticas alientan esta desaforada clase de
comportamientos delincuenciales, bajo la premisa de do ut des y de
compra de conciencias, destruyendo murallas morales que se edificaron
merced a largas décadas de lucha, encierro, destierro o entierro.

¿Tañen las campanas para analizar cómo es que esperanzas de justicia y
administración gubernamental, trocaron en avalanchas de langostas con
forma humana, capitaneadas por forajidos a quienes no importa la
historia, la ética, el país, el frente externo o interno, sino sólo la
trilogía nefasta de robar, robar y robar?

Así ha sido. Las decadencias no vienen solas y por sí mismas. Hay
quienes han empujado el nadir y desideologización del movimiento
político y se auparon en proyectos personales que se venden al mejor
postor y aseguran sus ingresos millonarios con licitaciones, contratos
bajo la mesa, coimas de las que no hay documentos visibles o cheques,
pero sí fondos financiadores de cipayos funcionales al servicio de
cualquier gobierno. Sin plan nacional, comprensión geopolítica,
sabiduría histórica, la nave encallará sin chance alguna de salvación,
es decir, tornará entelequia y vulgar osamenta inservible.

Perú estremece sus recurrencias y vive en la denuncia episódica de
problemas consuetudinarios. Don Manuel González Prada fue durísimo y
flageló al país de entonces. Decenios han pasado y como el mundo
modernizó su dinámica, el delito, la monra, la estafa, el crimen,
también estudiaron novísimas técnicas y hasta tienen ministros,
parlamentarios, burócratas, científicos, periodistas, sociólogos,
asesores de imagen, internacionalistas, diplomáticos, a la carta y a
su servicio.

El artículo que se reproduce hoy, guarda actualidad acusadora y lo
suscribo en sus partes y en su integral concepción y dedicada a
quienes han hecho de la política vil negociado culpable. Eso sí, como
bofetada y anuncio que su imperio ha empezado a morir. Así de simple.
(hmr) http://www.voltairenet.org/article162500.html


¡Superemos a González Prada!
http://www.voltairenet.org/article158488.html
7-11-2008


Desde el saque el titular reta, golpea, solivianta. ¿Cómo así que
superar al maestro inmortal y al espíritu levantisco cuasi conciencia
rebelde, ayer y hoy, del país? Seamos justos y puntuales. Más allá de
la feroz crítica, no pudo ir más hacia adelante don Manuel. No le
alcanzó el tiempo, tampoco eran las comunicaciones como hoy. Y el Perú
–en eso sí seguimos estancados- persiste en un mosaico impresionante,
desunido, fragmentado y sin líderes. Las castas políticas hieden, los
capituleros abundan, los logreros presiden el menú cotidiano del
asalto a la faltriquera que aquí se llama presupuesto nacional.

Cuando propongo la reflexión en camino a ser prédica diaria, es decir
en catecismo no religioso –aunque eso desafíe la propia definición- lo
hago porque en Perú la desidia popular permite la actuación de
patibularios en la cosa pública. Si no fuera de ese modo, muchos
prontuariados ya habrían dado con sus huesos en las cárceles y no
estarían como están hoy detrás de escritorios, cobrando sueldos a la
nación y "personificando" al país. Doy un ejemplo incontestable: desde
hace más de 72 horas se vienen dando informaciones internacionales de
cómo personal de Lan –aerolínea que opera aquí- ha sido capturado en
Barajas, España en posesión de drogas. ¿Qué ha hecho Lan ministra
Verónica Zavala? Recuérdese que a Aerocóndor la empujaron a la quiebra
y no fueron pocas las multas y cierres que debió afrontar esa empresa
con 600 trabajadores peruanos. ¡Por supuesto que Lan ministra no ha
hecho nada! ¿Y por causa de qué todo el mundo calla? Es que no nos
hemos impuesto el reto de romper el pacto infame y tácito de hablar a
media voz. Y esa funcionaria tiene tras de sí el ominoso pasado
vergonzante de haber sido encontrada por la Contraloría General de la
República como pasible de acusación penal por haber usado el dinero
del Estado en depósitos a un banco que luego quebró. ¡Y el presidente
García, en otra de sus abundantes inexactitudes, tiene el desparpajo
de ratificarla en el cargo cuando su lugar es ante un tribunal y
eventualmente en la cárcel!

¿Existen los partidos políticos? Son clubes electorales. Usinas que
proporcionan técnicos o panzones funcionales al Estado, pero en modo
alguno, alfiles de la revolución constructiva de que hablaba hace más
de 50 años Manuel Seoane y que empezó tempranamente una prédica hoy
olvidada por quienes se reclaman sus alumnos. Hay una diferencia
enorme entre las tribus caníbales que abundan en la cosa pública,
esperpentos fagocitadores y cancerosos de cualquier esfuerzo y las
fraternidades calurosas que construyen naciones al amparo de los
fueros de la decencia, dignidad y solemne virtud para forjar un país.
No son lo mismo tropas de capituleros angurrientos que combatientes de
insobornable decisión y ansias de victoria. ¿Hay que refundarlos? Pero
¡si no existen! Verbi gracia: hay que crearlos superando a González
Prada que admonizaba que no era bueno "tomar a lo serio cosas del
Perú".

Fundamental resulta advertir que la opinión libre no puede hallar
ataduras ni cortapisas. El que dogmatice camina hacia la entelequia.
El que crea que sus verdades son apodícticas, transita hacia la
estupidez. Y las naturalezas muertas no crean ni edifican, sólo
apestan y envilecen. Por desgracia en Perú sólo hay la lectura de
infortunios y desgracias. Pero es hora de trocar la sentencia atroz en
que discurría don Manuel para convertirla en acicate, espoleo, látigo
y furia hecha creación genuina, heroica y revolucionaria que
constituya el baluarte de la reconstrucción nacional. No es pigmeo el
reto. Sin embargo, tampoco debemos desdeñar la posibilidad de
volvernos gigantes como lo fueron los incas y los preíncas. ¿No es
aquello posible?

Por tanto vuelvo a la génesis y al introito: ¡Superemos a González Prada!

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es
hcmujica.blogspot.com
Skype: hmujica