Tuesday, March 07, 2017

¿Y qué hay con los traidores a la Patria?

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
7-3-2017

¿Y qué hay con los traidores a la Patria?

El Congreso aprobó días atrás, en primera legislatura, el proyecto de imprescriptibilidad de los delitos cometidos por altos funcionarios en contra del Estado. ¿Está completa esta actitud política y jurídica correcta? Afirmo que NO y pregunto: ¿y qué hay con los traidores a la Patria?

Los traidores a la Patria son los que, aprovechando sus altas investiduras y puestos claves, obsequiaron la soberanía del Perú en varios aspectos: áerea, marítima o geográfica. ¿Por causa de qué los legisladores se inhibieron de especificar este delicado ámbito en su proyecto de ley novísimo?. ¿Concesionar un terminal para favorecer a una empresa privada en contra de los intereses del Estado?. ¿Sacar leyes con nombre y apellido para salvarle el cuello a la empresa de los amigotes?. ¿Permitir que postores descalificados por deshonestos, participen de una licitación?

¿Y qué hay de los parlamentarios que entre 2007-2011 guardaron hermética mudez?

¡Nunca es tarde!

El 2007 y 2011, el ministerio de Transportes y Comunicaciones, en combinación con la DGAC, Dirección General de Aeronáutica Civil, con los ministros Verónica Zavala y Carlos Puga Pomareda; y Enrique Cornejo y Ramón Gamarra Trujillo, respectivamente, obsequiaron la soberanía áerea del Perú a Lan Chile. El presidente era Alan García Pérez y el canciller José Antonio García Belaunde y el vice Gonzalo Gutiérrez Reinel. Reiteré el tema en la televisión en Todo se sabe, el 17-2-2017 (Alan García obsequió soberanía aérea del Perú a Lan https://www.youtube.com/watch?v=C-MamY6vMfE).

El mismo silencio acusador que se mantuvo entre el 2007 y hasta 10 años después, continúa sin que ninguno de estos diga algo o explique lo proditor y sucio de sus conductas.

Por tanto, el Congreso, interpretando un clamor ciudadano contra la corrupción, debiera corregir su proyecto ipso facto y ampliar la imprescriptibilidad a los delitos de traición a la Patria que son viles acciones corruptas contra Perú, su plan nacional y en flagrante delito en desfavor de 30 millones de ciudadanos.

Creer que la recientísima inclusión del ex presidente García en el tema Odebrecht, garantiza o perfila alguna chance que se lo encuentre involucrado, es una quimera. ¡Por el contrario, sostengo que es una coincidencia demasiado extraña! Por eso dice García que él puede venir en cualquier momento a declarar. Conociendo sus pavores, es posible advertir una seguridad a troche y moche que nadie puede exhibir, salvo el protagonista de que hablamos.

Las licencias o permisos de vuelo de Lan Chile se vencieron o están por vencerse. El Memorándum traidor firmado por Enrique Cornejo Ramírez, debe ser cancelado por el Congreso, en cuyas comisiones obra el adefesio. Literalmente, si el Parlamento actúa con probidad y valentía, la aerolínea foránea se queda en el aire. Y sólo tiene el camino de la renegociación obligatoria, previo arreglo del pago de reciprocidad que alegremente los traidores facilitaron que no honrara al Perú.

Además Perú es un Estado soberano, no sólo puede renegociar el acuerdo con Chile sino con cualquier otro u otros Estados, cuyas aerolíneas muestren interés en el dinámico y activo circuito aerocomercial de pasajeros y carga desde Lima al interior y hacia el exterior.

Ampliar el ámbito de la imprescriptibilidad a todos los delitos que se hagan contra el Estado peruano, constituye una fórmula revolucionaria que no exceptuará a nadie de la severa punición que merecen sus crímenes, porque así se llaman, contra el pueblo del Perú.

Algo más. En días recientes se ha reavivado la denuncia que contra el mismísimo Sebastián Piñera se planteó en Buenos Aires. El 2006, el ex presidente chileno y otro empleado de Lan, habrían sobornado a un funcionario de Néstor Kirchner para obtener ventajas aerocomerciales en Argentina.

¿Puédense descartar, así de plano, acciones de esa categoría en Perú el 2007 y 2011?

Es hora que el Congreso demuestre su coraje integral y que no omita, de ninguna manera, a nadie. Cuando se trata de la salud moral del Perú, la persecución a los criminales es obligatoria y vitalicia.
…………………………………



Post a Comment