Friday, November 25, 2016

Perú: Soberanía aérea vulnerada y fuga de ex presidentes y diplomáticos

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
25-11-2016

Perú: Soberanía aérea vulnerada y fuga de ex presidentes y diplomáticos

Poco es lo que se ha escrito sobre y, sin justificación decente, e inexplicable silencio de la Cancillería y, puntualmente, de los embajadores José Luis García Belaunde y Gonzalo Gutiérrez, ante el oprobioso Memorándum de Entendimiento aéreo Perú-Chile en el 2011. El ministerio de Relaciones Exteriores, brilló por su ausencia, vía estos funcionarios, ministro y viceministro, respectivamente.

Alas y buen viento

Interesante informar que García Belaunde ya viajó a España a hacerse cargo de la embajada en Madrid y porque Cancillería alienta la unidad familiar a la que es tan cercano Joselo con vínculos en el consulado en Barcelona; y con un pie en la escalera del avión está Gutiérrez con rumbo a Bélgica.

Intersticios legales

En tiempos en que los resquicios legales permiten, prohíjan y cohonestan fugas de tondero y desverguenza con dolo manifiesto de una ex primera dama, en Perú hay, por lo menos, un ex presidente que se las picó y volvió sólo bajo el amparo de la prescripción y hasta hoy no da cuenta de sus fechorías. ¿O no fue así años atrás? Tanta estatura contenida en tamaña miseria moral.

Desde el 2007

Recordemos, el tema de vulneración de nuestra soberanía aérea viene desde el 2007 cuando la ministra de Transportes era Verónica Zavala y se impulsó el Memorándum entreguista y que tuvo su fuente teórica en el señor Carlos Puga de la DGAC. Años después, 4 para ser más exacto -2011-, Ramón Gamarra (DGAC), hacía tándem doctrinario con el ministro Enrique Cornejo. El canciller José Luis García Belaunde, un eficiente mesa de partes de casi dos metros y por ratos, ministro de Relaciones Exteriores, no careció de timidez para evitar que su portafolio, RREE, participara en el imperioso tema.

Cornejo de pico y patas

El 15-6-2011, el ministro de Transportes de Alan García Pérez, Enrique Cornejo, a través de la resolución 402-2011-MTC-2, ratificó el brulote de Memorándum de Entendimiento que constituía entonces, y en los días que corren, también, una violación de la soberanía áerea del Perú. Los duetos fueron así: Zavala (MTC)-Puga (DGAC); y Cornejo (MTC)-Gamarra (DGAC).

Mudos profesionales

¿Por qué guardaron silencio, mejor dicho callaron, estos dos embajadores, García Belaunde y Gutiérrez? Cancillería tenía imperiosamente que haber dado su opinión ¡como no podía ser de otro modo! y como fue el 2003, cuando el titular de Relaciones Exteriores, Allan Wagner llevó y sustentó ante el Congreso, la desvinculación peruana del Maliat que entregaba cielos abiertos a Chile, lo que se evitó por esta acción en defensa de los intereses peruanos. El precedente sentó jurisprudencia.

¿A veces sí, a veces no?

Es decir ¿por qué el 2007 y el 2011 se escondieron la lengua en Cancillería si el 2003 había impulsado, con decencia y dignidad, una acción en resguardo de nuestra soberanía aérea?

Vigencia en estos días

El tema sigue es tan actual que el 14-10-2015, la canciller Ana María Sánchez, en informe público de Torre Tagle responde al oficio 021-2015 remitido por el entonces presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, Elías Rodríguez lo siguiente:

“… en el caso específico de los ASA –acuerdos de servicios aéreos- es importante recordar que el comercio y el tráfico aéreo no pueden llevarse a cabo sin el uso del espacio aéreo o de los aeropuertos internacionales, cuyo tratamiento legal y material está íntimamente ligado a la soberanía y dominio del Estado”. Se refiere luego a los Artículos 56 y 57 que versan sobre soberanía, Congreso, tratados y suscripciones ineludibles en su cumplimiento.

¿Qué parlarán en La Moneda?

¿Y por qué recordar estos sucesos? Por varias razones, el 28 y 29 estará el presidente Pedro Pablo Kuczynski en Chile. E irá acompañado de su canciller, Ricardo Luna y contarán con la colaboración del embajador Jorge Valdez Carrillo, cuyo único “mérito” consiste en haber entregado el pasaporte diplomático al delincuente Vladimiro Montesinos en sus días de gloria y en haber producido desmanes de toda laya en su vida como funcionario. Y nadie conoce, a ciencia cierta cuál será la postura del Perú en esta visita de Estado y sobre el tema particular de la vulneración de la soberanía aérea nacional ¡precisamente! por Chile.

Figuras y figurones

Los silencios y omisiones, imposturas y falsos prestigios acompañan a no pocas figuras y figurones de nuestras instituciones. Son aquellos los que guarecidos en deplorables espíritus de cuerpo fungen de ser defensores del Perú cuando han hecho todo lo contrario. ¿Por qué los medios no se preocupan de estos dos embajadores, ambos ex cancilleres, y de las supuestas “razones” qué les impidieron pronunciarse en defensa del Perú?

Do ut des

Como el nuestro es un país poco serio, los premios están a la orden del día y nadie ha desmentido lo que es un secreto a voces y que revela que el señor Hugo Otero Lanzarotti es el nuevo embajador del Perú en Ecuador. Con Joselo en Madrid, ahora se entienden los almuerzos de Alan García con el presidente Kuczynski. El toma y daca.

Entreguismo al por mayor

Y fue durante el entreguismo del gobierno de Alan García, 2006-2011 cuando se produjeron momentos abyectos en que se proclamó el Memorándum de Entendimiento aéreo con Chile y con la participación de los personajes cuyos nombres están cincelados líneas arriba. La potencia intelectual de Joselo García Belaunde comparó el triángulo en Tacna con una de sus chacras, encíclica que lo postuló al Premio Nacional de Geografía que, desafortunadamente, no ganó. Y pensar que fue anuente titular de Relaciones Exteriores en ese quinquenio.

¿Antes mudos hoy gritones?

Hoy, tirios y troyanos, despotrican de la salida del país de la señora Nadine Heredia y proclaman a los cuatro vientos su indignación inflamada –dicen ellos- de protesta. ¿Y cómo cuándo se regalaban jugosas porciones de soberanía a Lan Chile –Piñera ayer, hoy y siempre- no dijeron ni pío?

Una cosa es con guitarra, otra con cajón, dice el refrán nunca mejor recordado.







Post a Comment