Thursday, September 15, 2016

¡Abusivos abandonan mujeres gestantes!

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
15-9-2016

¡Abusivos abandonan mujeres gestantes!

La frecuencia de agresiones de hombres hacia mujeres no reconoce fronteras, razas, religiones o idiomas. Se da en todo el mundo y las modalidades son múltiples. La clase social tampoco es impedimento para el fenómeno: ocurre en ámbitos acomodados como en los más humildes. Algunos sucesos son denunciados, otros no.

Es pertinente preguntarse ¿cómo es que mujeres concientes de la agresividad de sus parejas, consienten en persistir en la relación, amén de golpizas, sinfín de maltratos, retahíla de insultos recurrentes o humillantes? Una de las más comunes formas de explicar la anuencia se refiere a los recursos que los abusivos o energúmenos proveen y que permite alimentos, ropa y vivienda. Obvio que el precio es ¡carísimo! Y degradante.

Un amigo que vive en París, me refirió que había visto cómo un hombre arrastraba de los pelos a una dama de obvio origen inmigrante, la insultaba y golpeaba a vista y paciencia de los transeúntes que no hacían nada. En Francia existe inocultable fobia por los foráneos y si son de color más oscuro ¡peor!

En Bucarest, Rumania, un individuo, como el bárbaro desnudo en el hotel de Ayacucho, aplicaba reprimenda a una mujer la que asimilaba malamente puntapiés, puñetazos y toda clase de improperios inentendibles pero clarísimos en su acepción agraviante.

Demás decir que el conjunto de fenómenos de esta naturaleza abyecta se repite urbi et orbi. El homus belicus se da en toda la bajeza destructiva que comienza desde la leyenda bíblica de Caín y Abel.

Pero no hay que ir muy lejos, apenas 48 horas atrás, tomé conocimiento de la denuncia penal que interpuso aquí en Lima, Maribel Quiroz Cusquisibán, contra Agustín Daniel Zapatel Ruiz, por:

“Abandono de Mujer en Estado de Gestación y en situación crítica.”

La sentencia del homo hominis lupus se verifica con ominoso patetismo: Zapatel Ruiz es dueño de muchas propiedades inmobiliarias, posee tarjetas de crédito, vehículos, negocios, aparenta ser un probo hombre de negocios, pero echa a Maribel a la calle y ella espera una criatura de él. El hombre es el lobo del hombre.

¡Y el daño es doble: no sólo resulta perjudicada Maribel sino la criatura por llegar! ¿Cómo puede ocurrir semejante desvarío que haga perder cualquier perspectiva humanista al denunciado de abusos y violencia?

Bajo el título:

Energúmeno abandona mujer embarazada

puede encontrarse el detalle horrendo de esta situación por la que pasan miles o millones de mujeres alrededor del mundo.

La señal de alerta ha sido dada. Impedir que existan más Maribeles en su drama entristecedor no sólo es deber de las autoridades, también de los periodistas que debemos denunciar circunstancias como ésta.




Post a Comment