Thursday, July 07, 2016

Ajedrez de PPK ¿o qué?

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
7-7-2016

Ajedrez de PPK ¿o qué?

Cuando, sin haber inaugurado su mandato aún, el presidente electo avienta a las muchedumbres hacia posibles movilizaciones al Congreso, llamados desde Cusco y La Oroya, da cuenta que no es el gringo ingenuo huérfano de cualquier reflejo político.

A nadie escapa el dato objetivo que el Parlamento es impopular desde hace muchísimos lustros. La calidad de sus integrantes ha sido abominable y con excepciones contadas con los dedos de la mano.

Cabe la posibilidad que, en cumplimiento de sus promesas electorales, PPK considere que estas movilizaciones forman parte de sus compromisos y la atracción de inversiones hechas y las que están por venir.

PPK ha dicho que el “Congreso legisle en cosas fundamentales”.

No hay que ser muy zahorí como para no darse cuenta que PPK colige que el Congreso de mayoría fujimorista, será un hueso duro de roer. Si bien no necesita, ese grupo político, de nadie para manejar el Legislativo, no está demás preguntarse ¿si puede hacer lo que le venga en gana?

O, más claro: ¿el rumbo de colisión contra el gobierno de PPK que prevén muchos opinantes, es la única salida para el fujimorismo? Aderezar un nudo gordiano conspira directamente contra las aspiraciones de relevo muy latentes de Keiko Fujimori quien perdió por escaso margen y por segunda vez, la primera magistratura.

Por tanto, el pararrayos del disgusto popular, con una oposición acérrima bien puede afincar en Plaza Bolívar con nombres y apellidos naranjas. Si a eso se suman las convocatorias desde el Ejecutivo, hacia el Congreso, los resultados no son difíciles de adivinar: repudio que hoy ya existe.

Pareciera que PPK no está libre de ataduras y no debemos descartar sorpresas en la conformación de su gabinete: desde generales de escritorio, pasando por pobretólogos de ONGs, hasta ilustres regalones del patrimonio nacional que no es privado sino público.

En 1945, Rafael Belaunde Diez Canseco, afirmó “las masas se combaten con las masas” y, es casi seguro, que PPK intuye el tema sin conocer mayormente de la historia política de esos días fragorosos del gobierno de Bustamante y Rivero, por tanto hay alguna lógica entre sus anuncios de Cusco y La Oroya y un Congreso opositor a rajatabla. No se sabe aún cuan legítimamente popular la savia detrás de este movimiento de trebejos

Perú necesita ejercicios de trabajo político con creatividad, mucho ingenio y bastante buen humor. El odio cainita, la liza canibalesca, la gresca sin sobrevivientes, sólo producirían víctimas y más resentimientos.


Ajedrez de PPK ¿o qué?
Post a Comment