Tuesday, December 22, 2015

OSITRAN: censuras, errores, caprichos, ineficiencia

Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
22-12-2015

OSITRAN: censuras, errores, caprichos, ineficiencia

Hace unos meses, cuando estaba en proceso la cuestionada licitación internacional para seleccionar al supervisor de las obras de la línea 2 del Metro de Lima, cuyo previsible ganador era y fue CESEL, Benavente anunció con bombos y platillos, que William Bryson Butrica, trabajador casi fundador de OSITRAN, que asumiera por encargatura el cargo de gerente general sin tener título profesional, se haría jefe de lo que correspondiera al regulador sobre esta obra, estableciéndose una remuneración por encima de sus pares, también Supervisores.

La semana pasada Bryson Butrica anunció a Benavente su renuncia con el ánimo de "buscar nuevos horizontes" y saliendo de su oficina, procedió a formalizar lo conversado, presentando su dimisión irrevocable. Poco valieron los argumentos de Benavente.

Se filtró en el regulador que Bryson Butrica, débil de carácter, habría recibido maltratos y ofensas verbales de parte de Benavente, que finalmente lograron hartarlo. Se dice, además, que Chuquihuayta, habría formado parte de este coro de críticos.

Estaremos atentos a la nominación del reemplazante.

“Faldona” al titularato

El cuestionado Gerente de Administración, Manuel Guevara Soplín, anunció a Carla Requena, a la sazón, la trabajadora más antigua y experimentada del área de Logística y Compras, que su contrato no sería renovado el 31 de diciembre próximo, dándole como justificación "falta de presupuesto". Sin embargo, ya se sabe que sería reemplazada por Pamela Córdova, actual servidora bajo la modalidad de Orden de Servicio, y que sería también de la orden religiosa de Chuquihuayta. Al decir de los trabajadores de OSITRAN una "faldona", por su estilo en el vestir.

A los pocos días alguien alertó a la presidenta de lo que inconsultamente estaba haciendo su gerente general, y le pidió justificar la no renovación del contrato. Evidentemente, la intención de Benavente era la permanencia de Requena, al conocer personalmente su trabajo pero Chuquihuayta consiguió su objetivo. Extraña influencia del gerente general sobre la presidenta.

Pero, ¿cuál sería la intención del cambio? Es obvio, la anunciada reemplazante Pamela Córdova, no reúne los requisitos profesionales ni de experiencia de la desaforada. Entonces, influir sobre ella, será mucho más fácil que sobre Requena, que no se dejó imponer nada.

OSCE  SUNAFIL ¿sirven para algo?

Para poner una denuncia documentada en el OSCE hay que pagar una tasa que supera los S/. 150. Así, el fraccionamiento incurrido en OSITRAN cuando se contrató dos abogados para atender la misma denuncia penal, bajo el argumento de "personalísimo", quedó sin conocimiento formal de dicha institución, por no contarse con los recursos económicos para ello.

Por su parte, la SUNAFIL sólo acepta denuncias de los directamente afectados. Es decir, si un ciudadano conoce de la violación de leyes y normas que son competencia de dicha institución y tiene documentación probatoria suficiente, no podrá poner estos hechos en conocimiento de dicha entidad. Así, el perjuicio en que se pudiera estar incurriendo sobre un grupo de trabajadores y el perjuicio para el país por el no pago de los impuestos que pudiera corresponder, quedan impunes. Tal es el caso, igualmente, de OSITRAN, que mantiene contratados, por varios meses, a casi 100 personas a través de Órdenes de Servicios, violando toda norma al respecto. Sin embargo, esto no puede ser denunciado ante SUNAFIL por la absurda limitación de no ser el afectado directo.

¿Así luchan estas instituciones contra la corrupción?

Mordaza insólita

La administración dio orden que el área de Sistema prohibiera el ingreso de correos cuyo origen no sean de una entidad relacionada con el quehacer de OSITRAN, es decir, entidades del Estado, concesionarios, supervisores y algunos otras más.

La "genialidad" de la presidente Patricia Benavente determina qué leen y que no leen los trabajadores. Sin embargo, es ya sabido que lo que está en las redes sociales es de acceso público y basta que uno de los trabajadores se entere de la publicación de algo relacionado con OSITRAN, particularmente del denunciado penalmente, gerente general, Obed Chuquihuayta, que se fuera de boca en el caso del puente Topará, para que luego, fuera de la entidad accedan a su lectura.

Vitocho censurado

La paranoia ha ido en aumento y con ella la desconfianza que se vive en OSITRAN, que ha significado despidos injustificados, desproporcionadas sanciones y pérdida de cuadros profesionales de trayectoria impecable y por el contrario, el ingreso desproporcionado de trabajadores sin la mayor experiencia ni formación académica, adecuando el maltratado MDP al caso que se trate, casi bajo el único requisito, no escrito, que profesen la fe de Chuquihuayta, con lo cual se aseguran la confianza del personal (o eso creen), pero, por supuesto, nunca el nivel profesional adecuado, en perjuicio del accionar del regulador.

Es en ese contexto, que el viernes pasado el Resumen Periodístico que elabora la rimbombante Oficina de Comunicación Corporativa, no incluyó el importante artículo que publicó el congresista Víctor Andrés García Belaúnde, en El Comercio, intitulado "Un Nido de Cóndores", seguramente porque deja mal parado a OSITRAN y a la actual gestión, en lo que pudiera corresponderle de responsabilidad porque el país no cuente con una segunda pista de aterrizaje y despegue en nuestro principal aeropuerto, el Jorge Chávez.

Nadie comprende entonces, cómo es que este aeropuerto, que tiene a su cargo el concesionario LAP, haya ganado sucesivos premios internacionales, cuando es notoriamente ineficiente por no poder manejar la sobrecarga existente, que ahuyenta a las principales líneas aéreas, por los altos costos que significa operar en dicha infraestructura.


Post a Comment