Thursday, February 17, 2011

¡Por la salud de la república, Alan García debe ser enjuiciado!



---------- Forwarded message ----------
From: Eduardo Bueno Leon <jle27049@hotmail.com>
Date: 2011/2/17
Subject: [Vanguardia Aprista] Por la salud de la república, Alan García debe ser enjuiciado
To: Vanguardia Aprista <vanguardia_aprista@gruposyahoo.com>


 

Excelente comentario del c. Angel García que expresa la opinión de la inmensa mayoría de los peruanos. Esto ya no se trata del "partido", de la "unidad y la fraternidad" y demás adefesios  que el alanismo formateado nos trata de vender  para neutralizar al Aprismo ético. Si Fujimori fue inhabilitado  y condenado, Alan García puede correr la misma suerte, por más respaldo que tenga de los poderes oligárquicos. El poderoso emperador japonés se derrumbó como castillo de naipes, y García ya una vez se fugó al extranjero (algunos le dicen exilio), y cínicamente se acogió a la prescripción (los secretos son conocidos por Jorge y un lider histórico que calla en siete idiomas).
 
¿Porqué se eliminó de la iconografía aprista toda referencia a Manuel Gonzales Prada? Porque la indignación ética contra    la clase política cobarde y corrupta que propició la derrota ante Chile en el siglo XIX, podría  en el partido, volcarse contra García. Las nuevas generaciones de Apristas no conocen el discurso de Gonzales Prada, al que nunca renunciaron Victor Raul y Luis Alberto Sanchez hasta el último momento de sus vidas. Y Gonzales Prada es el abuelo ideológico del Aprismo, al igual que los anarcosindicalistas, quizás la generación de luchadores sociales más limpia que tuvo la república.
 
Alan García en su discurso durante su juramentación como presidente en el   2006 citó a Nicolás de Piérola...¡ El enemigo de Manuel Gonzales Prada ! En ese discurso está el gran viraje, y la consagración del pacto de impunidad de la cleptocracia pro chilena que locupleta alrededor del "modelo" económico impuesto con violencia en 1992.   
 
No puede haber impunidad con Alan García y el Alanismo. No se valen presunciones de inocencia con quién nunca pudo ser juzgado y sentenciado. Esta impunidad, es lo que genera que hombres como Hernán Garrido Lecca, Jorge del Castillo, Mauricio Mulder, Omar Quezada que  han saqueado la administración pública o lo han intentado hacer, maniobren para evadir juicios, investigaciones, se acojan a resquicios procesuales. El antecedente es Agustín Mantilla con su chorrada de la "inmolación", sin reparar que protegiendo a García dañaba al Perú, al sistema democrático, corrompía la cultura política y entronizaba la peor lacra contemporánea: La impunidad. 
 
Porque esa ha sido la trayectoria vil del Garciato : Entre la inmolación de sus subalternos y la gestión de la prescripción por parte de sus operadores. Es la complicidad para volver a disfrutar del poder.
 
Y ya en el poder, García invitó a su gobierno a casi todos sus críticos y  perseguidores, solo le faltó invitar a Olivera que prefirió irse del Perú. Pero los demás aceptaron gustosos embajadas, ministerios, asesorías PNUD, nombramientos en organismos reguladores. Como diría Michael Corleone en el Padrino II refiriéndose a un senador, "Usted y yo somos parte de lo mismo".  
 
Alan García consolidó el envilecimiento de la política peruana, corrompida por el Fujimorismo-montesinismo y frivolizada por Toledo.
 
Lo del vino fino es solo una anécdota, si lo comparamos con los 6,000 millones de dólares que García le "regaló" a las grandes empresas mineras renunciando al impuesto a las sobreganancias, tal como lo ofreció en su campaña al igual que Ollanta Humala. El Perú votó masivamente a favor de dicha medida en el 2006, promesa que García traicionó, porque siempre ha considerado al Perú su patio personal, donde no tiene que rendirle cuentas a nadie, sino vean los decretos sobre Bagua saltándose a la garrocha los convenios internacionales, o los últimos decretos de "emergencia" rematando todo lo que está a su alcance, violando la Constitución. 
 
Y parte importante de esta conducta patológica vinculada a sus problemas cerebrales y odios camuflados desde la infancia, es alimentada por el control que tiene sobre el Partido Aprista, al cual usa, modela, destruye y reconstruye según las circunstancias. Ha contado con la complicidad y la tolerancia de diversos grupos (generación 80-90  "lista para gobernar", el mantillismo -origen de los cuarentones-,  caciques provincianos, el jorgismo -que controla el aparato-, jóvenes que balbucean consignas sin mayor idea de su significado o que esquizofrénicamente viven dos realidades: la del poder y la de sus convicciones), son muchos grupos, como el mulderismo que apoya el neoliberalismo de García mientras su líder-dictador declara en una revista que el "APRA es marxista", en claro ejemplo de enajenación  y patetismo. Alan García ha transformado al APRA  en un partido de lameculos y descerebrados que disfrutan onanisticamente los ritos, aunque los ritos usados por el Alanismo sean la negación de su original simbolismo ético, fraterno y revolucionario.
 
Porque Alan García en complicidad con estos grupos transformó la fraternidad en consentimiento a la corrupción. En seguidismo servil y oprobioso, en justificación de todos sus actos. Y haciendolo, ofendió a los peruanos que no son apristas, a las clases medias hartas de la corrupción, a lo sectores populares que perciben la corrupción como un mal endémico que los perjudica y los obliga a corromperse. El nuevo odio social contra el APRA tiene esa entraña, la corrupción "porque me da la gana", la corrupción de un Presidente sin autoridad ni valor moral, que solo ha favorecido a sus amigos y a su entorno, como diariamente se confirma en la prensa y en el Internet independiente.
 
Para los peruanos el APRA-Alanismo es como una organización criminal, es como una mafia donde todos roban y todos se protegen. Es un odio creciente, visceral, si se quiere irracional e injusto. Y es alentado por el propio Alan García con sus insultos a los Apristas cuando les dice "ratas", "vayanse al  diablo", "compañerismo político", "en sus lios no me meto". ¿Si el lider sugiere que su partido es corrupto, como será por dentro?...pocos discriminan que en el partido muy poco se mueve o se decide sin su consentimiento. Hasta el lio entre la mentecata de Araoz y Jorge fue usado por García para que Jorge se convierte en el lider de una nave que podríamos llamar APRA-Titanic.
 
Por eso García debe ser juzgado, y debe ser inhabilitado. Hay suficientes indicios del daño que este sujeto le ha hecho al Perú, corrompiendo sus instituciones, entregando las riquezas nacionales, convirtiendo el gobierno en mesa de partes de lobbys extranjeros, debilitando a las FFAA, envileciendo la política democrática. Y hay denuncias concretas que son como puntas del iceberg, denuncias que saldrán a flote, testigos que hablarán, documentos que orientarán rutas. La prescripción de los delitos cometidos por un funcionario no deben volver a permitirse jamás.
 
Sin embargo, para que haya juicio político a García se requiere un cambio en las correlaciones de fuerza, una reestructuración de las lógicas del poder dominante. Y eso solo es posible, en las actuales circunstancias con movilizaciones populares, el voto por opciones limpias y emergentes, la crítica de los intelectuales, una catarsis del poder judicial, es decir casi una revolución ciudadana...al tiempo
 
Mientras tanto, el Partido Aprista enfrenta quizás su crisis definitiva. El problema no es la unidad, el problema es la relegitimacion del APRA ante la sociedad peruana y la recuperación de su identidad ideológica. Los nuevos lideres no saldrán de esta elección para congresistas, o porque se tiene menos de treinta años. Los nuevos lideres, los renovadores, serán aquellos que limpien el partido,  lo reorganicen, lo des alanicen, y lo reinstitucionalicen democráticamente. 
 
Y ello será posible, solo si Alan García es enjuiciado por la sociedad civil, y el poder democrático del estado peruano. Aquellos que piensen, que por esa via Alan se convierte en víctima, están equivocados, fue la víctima hace veinte años, ahora es el cómplice que debe ser juzgado.
 
La salud de la república y el futuro del Perú como estado democrático y social, así lo exigen. Y los apristas que siguen creyendo en Haya de la Torre, deben ser los primeros en apoyar el juicio a García. Es el primer paso para recuperar el partido.
 
Saludos,
 
Eduardo Bueno      

 

__._,_.___
Actividad reciente:
" Visita ===> www.vanguardiaaprista.com <=== Gracias
Nuestro objetivo: Mantener vigente las ideas de Haya de la Torre
Nuestro propósito: Difundir la doctrina y lineamientos politicos
Nuestra acción: Recuperar el partido como institución democrática
Nuestra lucha: Hacer respetar los estatutos y la moral aprista
===> "Foro donde no se limita la opinión de ningún aprista" <===
.

__,_._,___

Post a Comment