Wednesday, February 23, 2011

Corrupción política: el caso Jorge del Castillo Gálvez

Corrupción política: el caso Jorge del Castillo Gálvez
por Nino Contavalli Núñez del Arco*; ninocontavalli@yahoo.com
http://www.voltairenet.org/article168578.html

23-2-2011

LOS INICIOS
A inicios de los años setenta, Jorge del Castillo Gálvez inició su relación con Manuel Ángel del Pomar, abogado de pésima reputación por especializarse en la defensa de narcotraficantes. En 1975 Castillo ingresó a trabajar a la oficina de del Pomar, de quien fue colaborador y socio hasta el fin de esa década.
El estudio jurídico de del Pomar y del Castillo Gálvez estaba ubicado en el edificio Anglo Americano, frente al monumento a Miguel Grau, en la ciudad de Lima. En ese mismo edificio se localizaba el bufete de Sergio Cardenal Montesinos, quien tenía como asistente a su sobrino, Vladimiro Montesinos Torres. Fue así como en esos años, Jorge del Castillo Gálvez reforzó su cercanía y reafirmó su amistad con el futuro jefe de la mafia fujimorista. En particular, del Castillo Gálvez y Montesinos guardan excelentes recuerdos de su asistencia conjunta a las reuniones semanales denominadas Viernes Jurídicos, que se llevaban a efecto en las oficinas del Anglo Americano.
Durante la década fujimorista, la promoción de San Marcos a la que pertenecen Montesinos y del Castillo Gálvez se reunió en cenas y almuerzos en varias ocasiones. En esas reuniones del Castillo Gálvez y Montesinos coincidieron siempre muy amigablemente y en los mejores términos.
Jorge del Castillo Gálvez siempre se destacó por sus ambiciones de enriquecimiento y búsqueda del poder. En 1977 se acercó a Acción Popular con el objetivo de ser incorporado en la lista belaundista de candidatos a la Constituyente. Se retiró de ese partido cuando se enteró que el movimiento de FBT no presentaría candidatos a la asamblea que prepararía la nueva Carta Magna del Perú.
Utilizando sus contactos con Manuel Ángel del Pomar –que se hacía llamar "sobrino de Haya de la Torre"– se convirtió en guardaespaldas letrado de Rómulo León Alegría. Conocido por practicar una adulación rastrera hacia aquellos que le podrían proporcionar poder, del Castillo demostró su servilismo actuando como defenestrador del doctor Durand, representante aprista ante el Jurado Nacional de Elecciones de ese entonces.
Posteriormente fue designado secretario nacional de margesí de bienes del Partido Aprista, cargo en el que destacó por su ineptitud para sanear el patrimonio inmobiliario del PAP. A comienzos de los años ochenta obtuvo la alcaldía de Barranco en elecciones que ganó en la mesa. Con ese fin debieron firmarse nuevamente las actas electorales suficientes para posibilitar su fraudulenta victoria.
Años después fue electo Alcalde de Lima como consecuencia de su servilismo hacia García Pérez, recompensado por éste con un balconazo en el que Alan expresó públicamente que votaría por del Castillo Gálvez.
En este contexto del Castillo Gálvez se preparaba para sellar una alianza indisoluble a través del tiempo entre García Pérez y Dionisio Romero al satisfacer los apetitos de enriquecimiento de quienes detentaban el poder político y económico en el Perú, primero, con la supuesta ejecución del Proyecto del Tren Eléctrico de Lima, sin mediar ningún proyecto por ejecutar y más adelante, con el proceso de estatización de la Banca y los mecanismos legales (accionariado difundido) en los cuáles se amparó Romero para fortalecer su posición como dueño de la entidad bancaria más importante del país.

EL CASO DEL TREN ELÉCTRICO
Es sabido que Alan García Pérez, ejerció presión permanente para que primero, las obras civiles concluyeran sin que existiera un proyecto definitivo a nivel de plano ni tampoco un análisis costo-beneficio de la tecnología a aplicarse, sin trazo definitivo; así como tuvo la intervención directa en las negociaciones para el financiamiento del Proyecto hasta la suscripción de los contratos con TRALIMA en desmedro de otros postores organizando una farsa en la aparente selección de empresas para la ejecución del Proyecto del Tren Eléctrico.
Lo cierto es que del Castillo Gálvez fue el instigador y el operador de García Pérez que propició el cambio del Proyecto original, que dependía inicialmente de la Torno di Torino y luego pasó a manos de la Torno di Roma, con el fin que el Proyecto pudiera ser manejado políticamente entre Bettino Craxi (Italia) y el mismo Alan García Pérez (Perú), al margen de consideraciones técnicas, de la transparencia y del control ciudadano de ambos países.
De este modo, se cambió inexplicablemente al representante de TRALIMA (empresa italiana encargada de la ejecución del Proyecto) el señor Nino Contavalli, por el nefasto Sergio Siragusa, alto funcionario del Banco de Crédito del Perú (Grupo Romero) y cómplice de otro oscuro personaje Alfredo Zanatti, vinculado a Montesinos. Posteriormente, se creó la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE), una medida estrictamente política y sin sustento técnico, con el fin de diluir responsabilidades y congelar las investigaciones que este proceso acarreaba.
No obstante, el Sr. Luciano Scipione Clarini, Presidente del Consorcio TRALIMA que suscribiera los contratos con la AATE ha reconocido, en declaraciones que constan en el Exp. N°001-95, el pago de comisiones por el Proyecto del Tren Eléctrico de Lima y la persona que hacía efectivo el pago de comisiones al ex-Presidente Alan García Pérez fue el señor Sergio Siragusa, asesor del Consorcio TRALIMA que tuvo varias reuniones con Alan García Pérez y una en Roma el 07 de Setiembre de 1989 oportunidad en la que lo invitó a subir al auto oficial para asistir a la ceremonia de inauguración del tren de Roma, en un tramo, circunstancia en la que Alan García Pérez le manifestó que el señor Bettino Craxi le estaba tomando el pelo por cuanto el señor -Bettino Craxi- sí había recibido la contribución partidaria y que Sergio Siragusa tenía que informar a la plana mayor sobre su exigencia de la contribución de por menos seis cifras, es decir un millón de dólares y que existía la impostergable necesidad de contar con la primera contribución de $500,000 para cubrir los costos de la campaña del Municipio de Lima; por otra parte, Sergio Siragusa manifestó que en los primeros días de Octubre de 1989 en Palacio de Gobierno le entregó a Alan García Pérez en efectivo, $200,000 que luego se efectuaron tres remesas con fechas 11 de Octubre de 1989 de $300,000 en la cuenta cifrada N°285762361-2952735 del Barclays Bank del Gran Caimán; con fecha l4 de Enero de 1990 se efectúa una remesa de $ 300,000 a la misma cuenta y el 14 de Agosto de 1990, otra por $240,000 a la misma de Alfredo Zanatti, en relación con los hechos descritos antes, refiere que a pedido de Alan García Pérez abrió una cuenta para traer dinero para el canal 13, según le expresó este, dándole luego el N°280762361-2952733 que corresponde al Barclays Bank en las Islas del Gran Caimán que pertenece a la Worldwide Financial Holding y que se abrió el 28 de Agosto de 1989 con mil dólares por José Lázaga; asimismo señala que en esta cuenta depositó dinero de sus empresas, notando que al revisar dicha cuenta había dinero que no era de sus empresas como la cantidad de $995,153.13 con fecha 07 de setiembre de 1989; el depósito de $300,000 de fecha 12 de octubre de 1989; el depósito de $1'000,000, ingresado el 16 de Noviembre de 1989; $300,000 ingresado el 04 de Enero de 1990; $239,985 del 14 de Agosto de 1990; que de estos depósitos fue informado con anticipación por Alan García Pérez de manera verbal; se advierte que los montos de $300,000 remesados con fecha 11 de octubre de 1989; de otros $300,000 depositados el 04 de Enero de 1990 y de $ 240,000 con fecha 14 de Agosto de 1990 que dice el señor Sergio Siragusa depositó en la cuenta cifrada N° 285762361-2952735 y que fuera proporcionada por Alan García Pérez, guarda relación en montos y oportunidad con las referidas por Alfredo Zanatti, luego Alfredo Zanatti señaló que de los $995,153.13 fue transferido con fecha 12 de Setiembre de 1989 al Banco Internacional la suma de $494,000 y el 21 de Setiembre de 1989, $500,000, también al Interbank; que estas dos transferencias estaban destinadas para Radiodifusora 1160 (Canal 13).
EL CASO DE LA ESTATIZACIÓN DE LA BANCA Y LAS RELACIONES DE JORGE DEL CASTILLO GÁLVEZ CON EL GRUPO ROMERO
Siendo alcalde de Lima, Jorge del Castillo Gálvez consagró su relación como hombre de confianza de la oligarquía, primero se casó con la secretaria personal de Dionisio Romero la señora Carmen Haas y luego el 29 de marzo de 1988, fue nombrado director del Banco de Crédito del Perú, con la total confianza y aprobación de Romero. Por varios años, del Castillo fue director del Banco de Crédito y continuó esa relación al convertirse en uno de sus abogados. El poder económico, uno de cuyos principales representantes en el Perú es Romero, encontró en Castillo Gálvez al politicastro que serviría como instrumento ideal para penetrar y controlar el Partido Aprista Peruano.
Desde el 29 de marzo de 1988 hasta el día de hoy, Castillo Gálvez ha mantenido una creciente relación de subordinación con Romero y otros exponentes del poder económico, habiéndose convertido por su docilidad en uno de los voceros de los grupos dominantes del país.
La estatización de la Banca paradójicamente fue el "obstáculo" que catapultó a Romero como mandamás del Banco de Crédito del Perú, mediante el uso del mecanismo del accionariado difundido y la posterior recompra de las acciones se aseguró el control y el posicionamiento del BCP como la entidad bancaria líder del país. Seguidamente se repartieron tarjetas de crédito indiscriminadamente en una población que no entendía la cultura del ahorro y el crédito, con el fin de mantenerla sojuzgada bajo el peso de las obligaciones financieras al dueño del crédito en el país, Dionisio Romero Seminario.

El "obstáculo" y luego la solución (accionariado difundido) que se aplicó fue una receta cuidadosamente elaborada por Del Castillo, lo que le fue recompensado por Romero con su nombramiento como Director del Banco.


EL ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO DE JORGE DEL CASTILLO GÁLVEZ

ESTIMACION DE LOS INGRESOS Y CAPITAL ACUMULADO POR EL CONGRESISTA JORGE DEL CASTILLO ENTRE 1990 Y 2003. NO SE CONSIDERA LO ACUMULADO A LA FECHA.

Entre julio de 1990 y febrero de 1993 el congresista Del Castillo ha sido representante parlamentario por un total de 111 meses. Del Castillo fue electo con los votos del sufrido y burlado pueblo aprista en los siguientes períodos:

a) Entre agosto de 1990 y marzo de 1992 (20 meses)
b) Entre julio de 1995 y julio de 2000 (60 meses)
c) Entre julio de 2000 y febrero de 2003 (31 meses)

Consideremos los ingresos del congresista Del Castillo, como congresista a lo largo de 111 meses. Si se asume que la remuneración promedio de un congresista son 10 mil dólares mensuales (por recibir no 12 sino 16 remuneraciones anuales), se puede estimar que desde 1990, Del Castillo percibió ingresos como congresista por más de un millón de dólares.

Supongamos ahora que desde 1990 el congresista Del Castillo pudo acumular mensualmente 3 mil dólares. Es decir gastó siete mil dólares mensuales en vivir y pagar impuestos, y se quedó sólo con 3 mil dólares mensuales. Puede estimarse así que por sus ingresos en el Congreso, JDC debería tener recursos guardados o invertidos en algún sitio por alrededor de 330 mil dólares (110 meses multiplicados por 3 mil dólares mensuales).

La pregunta que se le hace a Del Castillo es ¿dónde están esos 330 mil dólares? ¿Por qué no los declara como bienes o valores en los años 2000 y 2001? ¿Cuáles son las razones del citado congresista para ocultar el destino del dinero acumulado por su participación en el Congreso?

El lector debe tomar en cuenta que no se han considerado en esta estimación otros ingresos percibidos por el congresista Del Castillo, en especial aquéllos provenientes de la oficina de servicios y cobranzas judiciales que mantiene con su socio comercial y político, el también congresista Aurelio Pastor. La citada oficina está ubicada en la avenida Emilio Cavenecia 225, oficina 617, San Isidro.

Perjurio en el año 2000

En el año 2000, al iniciar su nuevo período como congresista, Del Castillo Gálvez presentó la Declaración Jurada de Bienes y Rentas que aparece a continuación. En ella se presenta como cultor de la pobreza franciscana y no declara diversos inmuebles de su propiedad, en Lima y Miami. Tampoco declara los ingresos provenientes de los negocios judiciales y otros que realiza, utilizando las influencias que puede manipular en su condición de dirigente del Partido Aprista.

En la Declaración Jurada consta que el citado congresista:

a) No posee bienes inmuebles propios ni comunes, ni en el país, ni en el extranjero.

b) No posee valores en el país, ni en el extranjero.

c) Sólo tiene una cuenta bancaria con mil soles. No tiene cuentas bancarias en el extranjero.

d) Tiene un automovil Peugeot de 10 mil dólares.

e) No tiene rentas.

Al ocultar sus activos e ingresos en la citada declaración jurada, Del Castillo Gálvez se convierte en inculpado por perjurio.

Perjurio en el 2001

En lo que se refiere a la Declaración Jurada de Bienes y Rentas del año 2001, el inculpado Del Castillo Gálvez:

a) Nuevamente declara no poseer bienes inmuebles propios ni comunes, ni en el país, ni en el extranjero.

b) Nuevamente declara no poseer valores en el país, ni en el extranjero.

c) Sólo tiene una cuenta bancaria con diez mil soles y otra con 1,500 soles. No tiene cuentas bancarias en el extranjero.

d) Tiene un automóvil Peugeot de 10 mil dólares.

e) Sus únicas rentas provienen de su trabajo como congresista (25,000 soles mensuales).

Como puede apreciarse, el congresista Del Castillo persiste en no declarar los inmuebles de su propiedad como son la residencia que construyó siendo alcalde de Lima, la oficina de Emilio Cavenecia cedida por Vladimiro Montesinos a través de la Caja de Pensiones Militar-Policial, y el condominio adquirido en Miami.
.

Propiedades en Miami

El congresista que no tenía inmuebles ni en el Perú ni en el extranjero, el parlamentario que no tenía capital acumulado, valores, ni cuentas corrientes en el extranjero, participa sin embargo en la compra de un condominio en la ciudad de Miami. La operación se realiza en febrero de 2002. Preguntamos:

a) ¿Puede un individuo sin recursos económicos comprar un condominio en los Estados Unidos?

b) ¿Puede un individuo participar en una transacción vinculada a la compra de un inmueble sin tener cuentas corrientes en el exterior?

c) ¿Por qué se oculta esta transacción en el Perú?

Estas preguntas deberán ser respondidas por el congresista Jorge del Castillo.


County Recorder's Record Search CFN Details
CFN #2002 R 113042, Group ID #1
First Party: HAAS, CARMEN
Second Party: WORLD SV BNK FSB
Subdivision Name: SNAPPER VLGE PHASE 01 SEC 04 CONDO
Legal Description: UNIT G BLDG 19
Clerk's File No: 2002 R 113042
Rec. Date: 2/25/2002
Doc. Date: 2/12/2002
Entry Date: 3/6/2002
Block No:
Section:
Township:
Range:
Folio No: Pages in Document: 19
Group ID: 1
Doc. Type: MOR - MORTGAGE
Rec. Book/Page: 20224 / 4757
Orig. CFN No:
Orig. Book/Page:
Plat Book/Page: 9283 / 1680
Misc. Reference:
PB/CP Code: CP 50/6 1


<BEGIN A NEW SEARCH>
<RETURN TO SAME SEARCH>


First Party: DEL CASTILLO, JORGE
Second Party: WORLD SV BNK FSB
Subdivision Name: SNAPPER VLGE PHASE 01 SEC 04 CONDO
Legal Description: UNIT G BLDG 19
Clerk's File No: 2002 R 113042
Rec. Date: 2/25/2002
Doc. Date: 2/12/2002
Entry Date: 3/6/2002
Block No:
Section:
Township:
Range:
Folio No: Pages in Document: 19
Group ID: 1
Doc. Type: MOR - MORTGAGE
Rec. Book/Page: 20224 / 4757
Orig. CFN No:
Orig. Book/Page:
Plat Book/Page: 9283 / 1680
Misc. Reference:
PB/CP Code: CP 50/6 2


Del Castillo y Montesinos

El 2 de diciembre de 1996 el congresista del Castillo Gálvez y su socio Pastor negociaron con la Caja de Pensiones Militar-Policial la adquisición de la oficina 617 del edificio de la calle Emilio Cavenecia 225, San Isidro. El valor de venta del inmueble fue US$ 79,420.

En los medios políticos peruanos era conocido que Vladimiro Montesinos manejaba los negocios de la Caja de Pensiones a través de funcionarios y militares totalmente identificados con el propio Montesinos y la dictadura. Podemos decir, por tanto, que estamos ante una transacción entre dos congresistas "social-demócratas" y la corrupción fujimorista digitada por Montesinos a través de la Caja de Pensiones Militar-Policial.


Escritura Del Castillo - Caja de Pensiones (Pg. 1)


Escritura Del Castillo - Caja de Pensiones (Pg. 4)


La fotocopia de la minuta que presentamos muestra al director y gerente general de la Caja de Pensiones, Javier Revilla Palomino, vendiendo la oficina de Cavenecia al congresista Del Castillo y a su asociado Pastor. Revilla Palomino es amigo y compañero de escuela de Alberto Venero Garrido, uno de los hombres de confianza de Vladimiro Montesinos. Por su participación en la mafia momtesinista vinculada a la Caja de Pensiones Militar-Policial, la Sala Anticorrupción ordenó la detención de Revilla en el penal San Jorge.

La adquisición que hace del Castillo Gálvez a la CAJA DE PENSIONES MILITAR-POLICIAL lo descalifica moralmente debido a que no se trata de una inocente compra-venta de inmuebles. Es una transacción de mutua conveniencia efectuada por tres políticos (Montesinos, Del Castillo y Pastor), operación de la que cada parte obtiene beneficios. De un lado, Montesinos mantiene bajo control a dos supuestos "políticos de oposición"; del otro, Del Castillo y Pastor utilizan su influencia política para obtener ventajas personales.

LAS CONTRADICCIONES DE DEL CASTILLO GALVEZ

La compra del mencionado inmueble ha sido reconocida por Jorge Del Castillo según e-mail del 7 de marzo de 2003, del cual copiamos el párrafo correspondiente:

"Se denuncia la propiedad de oficina 617 de Av. Emilio Cavenecia 225, San Isidro; esta propiedad de 67 M2. fue adquirida en copropiedad con Aurelio Pastor el 2 de diciembre de 1996, habiéndose abonado una cuota inicial de 10% equivalente a US$ 7,942 y rescindido el contrato mediante carta notarial de 10 de noviembre de 1997 a través del Notario Dr. Carpio Valdez (hace 6 años)."
De la comunicación de Del Castillo se obtienen tres conclusiones:
1. Del Castillo reconoce la compra de la oficina 617 de Emilio Cavenecia 225, San Isidro.
2. En 1996, Del Castillo efectuaba transacciones de compra-venta de inmuebles con su asociado Aurelio Pastor.
3. Del Castillo indica que en 1997 el contrato de compra-venta fue rescindido mediante carta notarial.
Comienzan aquí las contradicciones.
PRIMERA CONTRADICCION
En un e-mail recibido el 3 de marzo de 2003, Aurelio Pastor indicó que:
"No existe ninguna sociedad jurídica con Jorge del Castillo. La hubo hasta que fue elegido Congresista en 1995, luego él dejó de litigar y siguiendo su ejemplo yo dejé de hacerlo el 2001 con mi incorporación al Congreso."
a) De acuerdo con Pastor, su sociedad con Del Castillo terminó en 1995. Pues bien, si terminó en esa fecha, ¿por qué motivo compran juntos, Del Castillo y Pastor, una oficina en 1996? (Obviamente, la oficina no se compró como casa-habitación o departamento; en tanto oficina, estaría dedicada a actividades comerciales de los asociados Del Castillo-Pastor.)
b) Las "actividades jurídicas" realizadas en el inmueble de Emilio Cavenecia, es decir en la oficina comprada por Del Castillo-Pastor, comienzan justamente en la fecha que Pastor dice que termina su relación con Del Castillo, es decir el 19 de julio de 1995. Dicha fecha y el registro de SUNAT sugieren que la sociedad Del Castillo-Pastor compró la oficina de Cavenecia para realizar las mencionadas "actividades jurídicas".
SEGUNDA CONTRADICCION
Del Castillo afirma haber rescindido en 1997 el contrato de la oficina de Emilio Cavenecia. Sin embargo él y Pastor ocuparon dicha oficina por lo menos hasta el año 2002. Si se rescindió el contrato en 1997, ¿cómo es posible que cinco años después Del Castillo siga ocupando la oficina cedida por Montesinos? Esto es algo que el inculpado-congresista-directivo "social-demócrata" debe aclarar.

Caja de Pensiones y Del Castillo

EL DOMINGO 30 DE MARZO DE 2003, EL INCULPADO DEL CASTILLO GALVEZ DECLARO EN "EL COMERCIO" LO SIGUIENTE:
"¿También es falso que compró un inmueble con la Caja de Pensiones Militar-Policial?
La propiedad es la oficina 617 de la avenida Emilio Cavenecia 225, San Isidro... La adquirí en copropiedad con Aurelio Pastor el 2 de diciembre de 1996. El vendedor es la Caja de Pensiones Militar-Policial y en esa época nadie sabía en qué estaba metida esa institución... Al año siguiente, rescindimos el contrato. Esto lo avala la notaría Carpio Valdez."
¡DEL CASTILLO MIENTE!

Lo prueba la siguiente carta notarial remitida por la Caja de Pensiones Militar-Policial el pasado 24 de abril de 2002. Esta carta prueba varias cosas:
1. Que por lo menos, hasta ABRIL DE 2002 Jorge del Castillo Gálvez no sólo era propietario sino que seguía ocupando la oficina 617 de Emilio Cavenecia 225 que le cedió el delincuente fujimorista Vladimiro Montesinos.
2. Que es totalmente falso que se haya "resuelto" el contrato de compra-venta de dicha oficina en 1997. La carta notarial que publicamos prueba que el contrato de compra-venta seguía vigente, por lo menos hasta abril de 2002.
3. Adicionalmente, la carta notarial evidencia el fraude cometido por Del Castillo en sus declaraciones juradas de los años 2000 y 2001. En dichos instrumentos legales Del Castillo comete fraude al negar tener propiedades. Entre otras, era propietario de la oficina 617 de Emilio Cavenecia 225, vendida a Del Castillo por Montesinos a través de la Caja de Pensiones Militar-Policial.


El domingo 6 de abril de 2003, Jorge Del Castillo Gálvez respondió al diario "Correo" que "él no tenía ninguna relación con la Caja de Pensiones Militar Policial desde 1997". Dicha afirmación es totalmente falsa.

Los hechos probados son los siguientes:

1. El 2 de diciembre de 1996, Jorge Del Castillo Gálvez, junto con su socio comercial y político Aurelio Pastor, compraron a la Caja de Pensiones Militar-Policial la oficina 617 del edificio de Emilio Cavenecia 225.

2. Del Castillo hizo pagos por dicha oficina, por lo menos, hasta el 19 de junio del año 2000. Por ello, Del Castillo miente cuando afirma que rescindió el contrato en 1997. Presentamos como prueba el Estado de Cuenta de Del Castillo con la Caja de Pensiones Militar-Policial.

3. Dueño de grandes reflejos políticos, en junio de 2000, Del Castillo constató que Fujimori había "ganado" las fraudulentas elecciones de ese año. Amigo solapado de Montesinos, Del Castillo pensó que con tan buenos contactos con la dictadura no habia necesidad de preocuparse en pagar más cuotas a la Caja.

4. Nótese que el pago hecho en junio de 2000 corresponde a la armada de julio de 1999. A junio del año 2000, Del Castillo tenía un retraso en pagos de once meses. La Caja no intentó desalojarlo dadas las excelentes relaciones de Vladimiro Montesinos con Del Castillo.

5. Del Castillo ocupó la oficina propiedad de la Caja de Pensiones Militar-Policial por lo menos hasta mayo de 2002. Las pruebas son la carta notarial de la CPMP -presentada en la página anterior- y la carta sobre desalojo que se muestra en la página siguiente.

6. En mayo de 2002, Del Castillo debía 32 armadas mensuales a la Caja de Pensiones por la oficina de Cavenecia. El importe total del atraso ascendía a más de 35 mil dólares. Hasta esa fecha, Del Castillo no abandonaba la oficina propiedad de la Caja. Seguía ocupándola, sin interesarle la defraudación que estaba practicando en contra de los militares y policías retirados con cuyos fondos de pensiones se construyó la oficina que él usufructuaba.


El último pago efectuado por el inculpado Del Castillo fue el 19 de junio de 2000. Ascendió a la suma de US$1,262.18 y correspondió a la armada mensual de julio de 1999.


A abril de 2002, fecha en la que recién la Caja de Pensiones Militar-Policial le solicitó el desalojo de la oficina de Cavenecia, el inculpado Del Castillo debía a la CPMP más de 35 mil dólares. Sin embargo, Del Castillo seguía ocupando el inmueble que no pagaba desde junio del año 2000...


La siguiente carta enviada por la Asociación Peruana de Solución Integral de Conflictos (APSIC) prueba que inclusive en mayo de 2002 Jorge Del Castillo Gálvez seguía ocupando la oficina 617 de Emilio Cavenecia 225. Como se indicó antes, Del Castillo efectuó pagos a la Caja de Pensiones Militar Policial hasta junio de 2000. Luego pretendió quedarse con la oficina sin efectuar ningún pago adicional.

Ambos hechos demuestran que es falso que en 1997 el inculpado Del Castillo Gálvez haya rescindido el contrato de compra-venta con la Caja de Pensiones Militar Policial.


Carta de la Asociación Peruana de Solución Integral de Conflictos (APSIC) al inculpado Del Castillo Gálvez. APSIC fue la institución mediadora entre la Caja de Pensiones y Del Castillo.


Esta carta prueba que inclusive en mayo de 2002 Del Castillo permanecía en la oficina 617 de Emilio Cavenecia 225.




*Nino Contavalli Núñez del Arco, http://www.paginaslibres.org/inicio.html


_________________________________________________
Sent with http://www.GConnect.ch Mailsystem

Post a Comment