Monday, March 27, 2017

Miserias educativas peruanas

Miserias educativas peruanas
por Samuel Morales Chavarría; samuel_morales_ch@yahoo.com

27-3-2017

La conjunción de un paupérrimo pliego interpelatorio y el ruido mediático tiñeron de un tono melodramático la censura del ex ministro de Educación Jaime Saavedra, dejando de lado los aspectos de su cuestionable gestión educativa, razón por la cual, el ex ministro dejó el cargo, convertido si no en un santón, por lo menos, en un prócer de la educación. Es legítimo entonces preguntarse si la deslumbrante pirotecnia que vimos, fue la expresión natural de intereses diferenciados, o acaso obedeció a un refinado cálculo político destinado a camuflar la deficiente gestión de un operador político que además de ser un reputado tecnócrata, es también -y esto es lo crucial-, un alto directivo de ese novísimo Consejo de Indias que es el Banco Mundial.

¿Qué logros objetivos como resultados educativos, podía presentar el ex ministro, más allá de cierta domesticación de lo que otrora fuera el aguerrido SUTEP? ¿No son acaso pruebas fehacientes e incontrastables del desastre educativo del que somos víctimas, los resultados míseros de las pruebas PISA para los años 2012 y 2015; que nos reservaron para el año 2012 el último lugar en matemáticas, comprensión lectora y ciencias, obteniendo para dichos conceptos los puntajes respectivos de 368, 384 y 373, muy lejos del promedio OCDE de 494, 496 y 501 para los mismos conceptos y a años luz del primer puesto ocupado por los estudiantes chinos (Shangai), con 613, 570 y 580 puntos respectivamente? Y para los resultados de las Pruebas Pisa 2015, se pretendió tocar a rebato, pregonando por calles y plazas la buena nueva: “hemos mejorado”, porque esa vez y para suerte del ex ministro, se agregaron 6 nuevos países, razón por la cual, nuestro país, sin variar de lugar, ya no salió último, sino que estuvo a 5 lugares del último puesto, ocupado por República Dominicana, o sea que a nivel de Latinoamérica ocupamos el honroso penúltimo lugar. ¡Toda una victoria! (Ver Cuadro)

RESULTADOS PRUEBAS PISA 2012 Y 2015
RESULTADOS PISA 2012
RESULTADOS PISA 2015

Matemáticas
Lectura
Ciencias

Matemáticas
Lectura
Ciencias
Media                       OCDE
494
496
501
Media
OCDE
490
493
493
1°  China
(Shangai)
613
570
580
1°Singapur
564
535
556
36°USA
481
498
497
25°USA
470
497
496
51°Chile
423
441
445
44°Chile
423
459
447
64° Perú
368
384
373
64°Perú
387
398
397

70°Rep.Dom.
328
388
332

Frente a este cuadro de vergüenza que grafica elocuentemente el grado de pauperidad e inequidad que impera en el sistema educativo peruano, nos preguntamos ¿qué medidas de política educativa que enfrentaran de raíz el grave problema tomó tan reputado tecnócrata? Se tendrá que aceptar, viendo los también pobres resultados de la Prueba Pisa 2015, que más allá del poderoso coro propagandista con el que contó, pasando por Jaime de Althaus y los publicitados tecnócratas de GRADE, que no propuso e implementó nada de trascendente. Peor aún, se volvió a insistir en desarrollar supuestos estudios de base como el “Informe de Evaluación Matemática en Sexto Grado -2013-¿qué logros muestran los estudiantes al finalizar primaria?”, realizado por la Oficina de Medición de la Calidad de los Aprendizajes del Ministerio de Educación, que es donde se supone laboran los primeros núcleos que conforman la tecnocracia weberiana en construcción, como afirma Jaime de Althaus sin ruborizarse y en éxtasis de anacoreta.

Veamos primero qué nos muestra este enésimo estudio: echando sal a la herida, el estudio en mención realizado sobre 66,584 estudiantes de educación primaria en sexto grado, distribuidos en 3,120 Instituciones Educativas nos muestra que sólo el 16% logró un nivel de aprendizaje Satisfactorio. Es decir, de 66,584 estudiantes, sólo 10,653 lograron estar listos  para las matemáticas del nivel secundario, resultado calamitoso a no dudarlo.

Pero lo peor, no es el resultado de este Informe. Lo peor es la línea de política que reitera ad nauseam el camino trillado de supuestos estudios que se afincan en visiones ya superadas incapaces de traducirse en medidas efectivas de política que hagan a la corrección del desastre educativo que vivimos. Y que por supuesto, no se condice con la aureola que acompaña al reputado ex ministro, de quien Hugo Ñopo (GRADE) dijo al referirse a su gestión: “Hay un equipo y un programa de trabajo, liderado por un ministro de clase mundial”. Si bien es cierto que esta frase hiperbólica puede leerse como una solicitud de empleo en el Banco Mundial, es legítimo preguntarse ¿cómo así, una persona tan ilustrada, tan calificada, no pudo ver un poco más allá de lo que presentaban las cifras iniciales contenidas en el citado Informe y que velan la profunda inequidad del sistema educativo peruano? Ya que, del total de 54,877 alumnos de colegios públicos, sólo el 11.5% logró el nivel satisfactorio, mientras que, de los 11,707 alumnos provenientes de colegios privados, el 31.5% logró dicho nivel. Es decir, casi una relación de 3 a 1. Y esto, en cualquier lugar del mundo, es señal de desigualdad.

Fluyen necesariamente múltiples preguntas: ¿omitió deliberadamente el ex ministro Jaime Saavedra una lectura más detenida del Informe en cuestión?, y si es así ¿con qué objeto? ¿Acaso para no poner en predicamento a su entidad matriz, el Banco Mundial? Y seguir continuando con la producción de promociones educativas listas para su waltmarización: es decir, huachimanes y vendedores al detalle. ¿Acaso no hablamos de una educación para el trabajo?
 
Y lo indignante del caso no es que no existan soluciones educativas que hagan a la raíz del problema. Lo indignante, lo asombroso de la supuesta[i] tecnocracia weberiana que padecemos, es que ni siquiera es hábil para mirar lo que hace el vecino. Si al menos hicieran eso, hubiéramos avanzado bastante. ¿Qué están haciendo nuestros vecinos en el terreno de la educación matemática? Por lo pronto, están más que preocupados porque el 50% de los alumnos no alcanza los niveles de aprendizaje que debieran tener. Imagínense cómo estarían si tuvieran nuestro mísero 11.5%. Y como allá tienen una sociedad civil más desarrollada que la nuestra, por ejemplo, la Academia Chilena de Ciencias (¿tenemos algo parecido nosotros?), sin esperar la venia del gobierno, dispuso traducir ¡en el 2005! un libro capital en relación a la enseñanza de las matemáticas. Me refiero a Liping Ma y su célebre “Knowing and Teaching Elementary Mathematics” (Conociendo y enseñando matemáticas elementales). No solo tradujo su obra, además la invitó a Chile a dictar una serie de conferencias y han empezado una intensa labor de difusión a todo nivel. Y si usted amable lector, quiere cerciorarse por sí mismo, haga lo siguiente: 1) entre a Google y ponga Liping Ma en Perú. (verá los nulos y pobres resultados en información); luego, 2) entre a Google y ponga Liping Ma en Chile (esta vez verá cataratas de información). Esa es pues, la diferencia.

Presentando a Liping Ma

Liping Ma es una educadora china, quien muy joven y tomando parte del vendaval de la revolución cultural fue destacada a una aldea a 2000 kilómetros de su ciudad natal para enseñar matemáticas. Años más tarde viajó a USA a completar sus estudios de post grado y trabajando en la Universidad Estatal de Michigan como asistente, codificando transcripciones de respuestas de profesores a preguntas sobre ocurrencias en las clases de matemáticas tomó nota de que los profesores USA tenían una menor comprensión de las matemáticas de lo que ella esperaba, dada su experiencia como profesora de matemáticas en Shangai, que no olvidemos es el lugar que tiene los alumnos con más altos puntajes en las Pruebas PISA de matemáticas, ciencias y comprensión lectora en el mundo.

En 1999 publica por primera vez (van ya 10 ediciones) su libro ya citado: el punto  central de su trabajo –a mi juicio un documento etno-matemático- es la comparación entre los profesores chinos y los profesores americanos sobre cómo enseñan las matemáticas elementales, comprobándose que los profesores chinos tienen un conocimiento más profundo y coherente de las matemáticas elementales y de sus formas (actitudes) de enseñanza, lo que se traduce en los resultados obtenidos por los niños chinos.

Para fundamentar su visión, Liping Ma planteó a dos grupos de profesores: americanos (23), profesores por encima de la media; y chinos (72), profesores de composición más variada, 4 preguntas o situaciones matemáticas, cuyas respuestas ha documentado extensivamente. Las preguntas fueron:

1°        Desarrollar la operación    52-25 (cincuenta y dos menos veinticinco)                     
2°        Desarrollar la operación   123 X 645
3°        Desarrollar la operación     1¾ ÷ ½ 
4°        Desarrollar siguiente situación hipotética:
Una de sus alumnas viene a clase muy excitada. Ella le dice que ha descubierto que si el perímetro de una figura cerrada (rectángulo), también lo hace su área”. ¿Qué respuesta daría a esa alumna?

Desarrollaremos aquí la primera operación junto con usted amable lector. La primera operación aborda el problema de la resta con reserva. Según el análisis de las respuestas que hace Liping Ma, el 77% de los profesores americanos y el 14% de los profesores chinos, mostraron un tipo de conocimiento limitado a lo procedimental. Según Ma esta situación encierra una limitación que reduce las expectativas de conocimiento de los alumnos. Además devela lo que Ma llama distintas capas de comprensión conceptual, es decir la variedad de expresiones conceptuales que un profesor puede dar a un mismo procedimiento. Porque no olvidemos, lo que Ma repite en forma reiterada, no resuelva el problema empleando un “truco” o algoritmo. Explique al alumno las veces que sea necesario el concepto, la razón que subyace bajo el procedimiento. Y cuál es la forma tradicional que utilizamos nosotros y los profesores de nuestros hijos, nietos o sobrinos: les enseñamos el truco, el algoritmo. Y para el problema presentado de resta con reserva ¿cuál va a ser nuestro truco usual?  Como 2 es menor que cinco “le pide prestado un 1 al cinco” de tal suerte que el 2 se transforma en 12 y ya es posible entonces restar 5. Si ha hecho esto, jamás lo vuelva hacer. Tiene que explicar primero, la razón que está detrás del procedimiento. ¿Y cuál es esta razón?. La respuesta es, que dada una cifra cualquiera, la ubicación de los números en la cifra numérica está expresando un determinado valor posicional. Así, en el número 52 del ejemplo, el número 2 está ubicado en la posición de las unidades que como sabemos van del 1 al 9, mientras que, el número 5 está ubicado en la posición de las decenas. De tal manera que lo que se pide prestado al 5 no es una unidad, sino una decena o sea 10 unidades, razón por la cual la unidad 2 del ejemplo se convirtió en 12 (2 + 10); la otra forma que se puede utilizar es descomponer el número 52 en números menores, por ejemplo: (27 + 25), ( 28 + 24), etc., y el sustraendo 25 del ejemplo, también lo puede descomponer en partes menores (13 + 12), ( 14 + 11), etc. ¿Y cuál es la razón aquí?. El principio que dice que el todo es igual a la suma de sus partes.

En resumen ¿qué hacer? (como dijo Lenin)

Tenemos 2,641,512 alumnos, de los cuales sólo el 11.5% está en capacidad de seguir la educación matemática de secundaria. Es decir 2’337,512 alumnos están condenados a fracasar. Esto quiere decir también que despilfarramos más de 6 mil millones de soles anualmente: varios ODEBRECHT y no nos escandalizamos. En mi opinión debe 1° intervenirse inmediatamente en las 197 Instituciones de Educación Superior Pedagógica a fin de reestructurar en el día la malla de formación matemática. Son más de 25 mil alumnos que se están, no formando, sino deformando. 2° El profesor primario de matemáticas debe ser un profesor especializado, que solo enseñe matemáticas. 3° En lo posible importar asesoría de profesores de matemáticas de Shangai, tal como lo viene haciendo Inglaterra.

Claro, sé que estos son sueños de opio: mientras tengamos al perro mayor sobre la alfombra, desviviéndose por lamer la mano del amo que lo sujeta y olvidando su condición de homo sapiens, seguiremos en igual condición, sufriendo a la tecnocracia hueveriana –no weberiana- que padecemos.   

Post a Comment