Thursday, September 29, 2016

PERUSAT: los retos de una nueva era II

PERUSAT: los retos de una nueva era II
por Iván Izquierdo Elliot; izquierdo.ivan@gmail.com

29-9-2016

Pro-Intellectum

El satélite orbita según las leyes de la física y su “conducción” requiere de un especializado conocimiento: la astronáutica. La navegación espacial exige cálculos precisos y oportunos. El satélite depende de técnicos peruanos para corregir la órbita, ajustar el movimiento para la adquisición de las imágenes y, evitar colisiones. Allá arriba no es un vacío perfecto. Años de uso del espacio ha convertido la órbita cercana a la Tierra o LEO (por sus siglas en inglés, de 200-2000 km de altura) en una especie de basurero espacial. Restos de naves, motores, etapas de cohetes y de satélites giran como letales proyectiles que podrían impactar en satélites e incluso en la estación espacial.

Agencias internacionales como la NASA, la ESA europea, incluso el Departamento de Defensa a través de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, mantienen un permanente monitoreo de objetos tan pequeños como de 10 centímetros. Ante el peligro de una colisión, el satélite puede ser maniobrado mediante el encendido de sus motores de posición que funcionan con hidracina (combustible). “Tenemos una guardia nocturna que duerme en estas instalaciones”, agregó Barrueto enseñando las amplias habitaciones y área social del centro.

El combustible, hidracina, que emplean los satélites se basa en el químico que diseñó el pionero peruano Pedro Paulet, y de alguna forma su visión se ha hecho realidad. “Ante una emergencia de colisión, los técnicos pueden corregir la órbita del satélite para evitarla”, indica el coronel Edgar Guevara de la FAP, jefe del centro de control.

En una sala muy similar a la de imágenes, laboran los técnicos encargados de monitorear la telemetría, la “salud”, del ingenio orbital, y operan los comandos para la adquisición de las imágenes solicitadas por los clientes. El gobierno francés ha puesto a disposición del Perú ocho científicos a tiempo completo para que ayuden a absolver todo tipo de duda, colaboren con el control de calidad de los sistemas entregados por Airbus (que es una empresa privada) y con la que no tienen ninguna vinculación. “He sido testigo de serias discusiones entre los representantes de la empresa Airbus y el equipo de científicos que nos asesoran”, confiesa Guevara, “nos han aconsejado adecuada y desinteresadamente”.

Este equipo de treinta compatriotas, son quienes colocan la primera valla en el conocimiento espacial. En el CNOIS trabaja un grupo mayor, de casi un centenar de personas, quienes serán herederos y responsables de perfeccionar este novísimo conocimiento. Si aprovechamos bien la oportunidad, las universidades y los centros de formación militares abrirán programas de estudios especializados. El espacio no es una simple curiosidad, es una magnífica oportunidad de negocio. Adicionalmente, la explotación de las imágenes requerirá de una nueva generación de técnicos y científicos. El conocimiento existe y se empleará cada vez con mayor efectividad. El cielo ya no es el límite.

Bajo lo que parece ser una enorme pelota de fùtbol, yace la antena de comunicación con el satélite. Subimos por unas empinadas escaleras metálicas y entramos en el corazón de la pelota iluminada de fantasmagórico naranja, en donde se alberga una inmensa antena. “El color naranja lo produce el polímero con el que está fabricado el domo de protección de la antena” advierte Barrueto. Una antena parabólica de 5 metros de diámetro permite contactar con el satélite desde que está en la vertical de Panamá, hasta la altura de Santiago aproximadamente, preciosos minutos en los que se tiene que obtener telemetría, se suben instrucciones, y se descargan imágenes.

El satélite es como una computadora- explica: “cuando obtiene las imágenes las guarda en la memoria interna, y según el orden previsto, las imágenes son descargadas a tierra, aquí en el CNOIS, en forma de paquetes digitales comprimidos”. Luego de un tratamiento y corrección, las imágenes están listas para ser enviadas al cliente. No es necesario imprimirlas (a menos que se solicite expresamente), se envían como archivos a través del internet hasta el usuario final. Hasta el momento, el Estado peruano ha hecho uso de 20 millones de euros en imágenes lo que equivale a más del 10% del costo total del proyecto, sin siquiera haber empleado el satélite PERUSAT-1. Cuando èste comience su operación será posible que el retorno de la inversión sea muy rápido.

¿Por qué cuesta tanto un satélite? Indago en un tema que sido sumamente controversial. -Cuando las personas hablan del costo del satélite sólo mencionan lo que cuesta el vehículo y su instrumental a bordo, pero un satélite es un sistema que incluye la estación de tierra como la de Punta Lobos (Pucusana), el costo del lanzamiento y el seguro que equivale a un aproximado del 10% del costo total del satélite y gastos anexos- ¿y eso es lo que ha causado tanta discusión? -Sí- sentencia.

En el CNOIS se abstienen de comentar estos aspectos que pertenecen al inmediato pasado de nuestra folklórica política. Ahora solo miran hacia el futuro.

Es fácil deducir que políticos y periodistas han sido mal asesorados (sin mala intención quien sabe, pero con mucha ignorancia) por personas que no son expertos en el tema satelital. Recordemos que es un tema muy nuevo, sin precedentes en el Perú. En comparación, el programa espacial chileno tiene casi 20 años, y ha sufrido serios percances en su tortuoso camino. Los dos primeros satélites fallaron perdiéndose para siempre como contribución a la basura espacial. Recién con el tercer satélite, denominado SSOT, alcanzaron el éxito. El SSOT fue fabricado en Francia. -Debemos aprender de esos errores para evitarlos- indica Barrueto- Hemos seleccionado tecnología comprobada y con condiciones de adquisición más ventajosas para evitar fracasos tempranos.

Las propuestas de Gran Bretaña e Israel también fueron estudiadas. Israel posee una muy buena tecnología satelital y sus ingenios son muy ágiles y de alta resolución pancromática, sin embargo, recién están desarrollando sensores para la obtención de imágenes a color e infrarrojas. El desarrollo inglés… bueno esos fueron los satélites que perdió Chile a un enorme costo. Otros países como Rusia, China o Estados Unidos son muy celosos con su tecnología y no están interesados en vender.

PERUSAT-1 marca el inicio de un camino casi desconocido para todos y en especial para los flamantes expertos astronáuticos, electrónicos, de sistemas, en imágenes, e incluso para los administradores. Enfrentarán nuevos retos y tendrán que solucionar nuevos problemas que aparezcan en el camino. Ya puedo imaginar el primero: coordinar con una burocracia pública y obsoleta, y el ataque de grupos de interés que buscan impedirán el éxito de un programa que los perjudica. Mafias de los mineros ilegales, de taladores de árboles que destruyen la selva, de pescadores ilegales, impedir las invasiones de tierras y la creación de catastros más precisos, la detección de cultivos de coca y las rutas de transporte de estupefacientes… esto no será del agrado de los trúhanes que pretenderán alzar la voz pero que desenmascararán sus oscuros intereses.

El cohete Vega ruge en el Centre Spatial Guyanais en Kourou (Guyana), impulsando al PERUSAT-1 más allá de la atmosfera, arriba siempre arriba hasta las estrellas, como lo dijo Jorge Chávez en 1910 y como lo soñó Pedro Paulet en 1897 cuando realizaba sus experimentos con un pequeño motor a reacción. PERUSAT-1 ha enviado señales telemétricas de buena salud y comienza a alistarse para empezar su largo y fructífero servicio a la patria.
………………………………….


-27-9-2016
PERUSAT: los retos de una nueva era I












Post a Comment