Wednesday, August 03, 2016

¡Ser peruano es condición sumisa o elección voluntaria!

¡Ser peruano es condición sumisa o elección voluntaria!
por Pedro Flecha; pedroflecha@yahoo.com

3-8-2016

Vargas Llosa, nuestro Nobel cortesano hizo un ensayo sobre la utopía arcaica de los indigenistas como Arguedas. Estaba en lo correcto y lo errado, simultáneamente. Esto ha sido comprobado de manera científica porque el ADN mitocondrial de momias inkas en Chile, Argentina y Perú tienen 84 genes perdidos. Es decir los “indigenas” peruanos divergen absolutamente de los andinos de 1500.

Hoy en día, también por otros estudios, se indica que la opresión cultural modifica las estructuras genéticas. Por ejemplo, los asiáticos, en general, en una imagen ven primero el fondo y luego la figura, pero los influenciados por Occidente, como los de Singapur, están viendo progresivamente más la figura que el fondo.

Un ejemplo histórico es la invasión masacradora española que costó más de 10 millones de vidas en menos de 50 años. La mayor masacre en la historia de la humanidad, al sumar a México y Centroamérica que eleva la cifra a 30 millones.

En 1610 habían 900,000 andinos desde Panamá a Tierra de Fuego. La plata y el oro que se llevaron estaba empacada en sangre y muerte andina bendecida por el codicioso fanatismo evangelizador.

Con los datos actuales, lo inka se perdió. No hay “indigenismo” posible como propuesta. Porque sobrevivieron solamente unos pocos pastores en las punas, que perviven voluntaria y persistentemente en aislamiento en las heladas y friajes. Los pocos que bajaron a los valles hoy pastorean turistas que ven la realidad en el 2D de sus móviles.

El indigenismo es una estupidez si genéticamente su base desapareció. Se perdieron los genes que hicieron de los Andes el mayor emprendimieno milenario mundial. ¡Pues no! ¡Todo lo contrario! En la concepción fundamental andina el Runa (hombre recíproco) es un ser-paisaje, es decir una individualidad en el centro y una reciprocidad en la acción existencial. Los límites entre el observador y lo observado son intercambiables y traducibles en un resumen que es la observación. Esta observación es el vector puente para que el mundo sea posible. Eso fue el Ande por milenios, sin dioses ni cosas sobrenaturales. Es tambien así ahora, pero el observador es pobre de recursos, porque los mismos han sido avasallados por religiones, ideologías medio crudas y una enorme envidia...

Vargas Llosa, más cortesano que otra cosa, aplasta a Arguedas razonablemente, pero años después NO se explica Caral. El Nobel es el perfecto ejemplo del tiempo “chueco”, el del ciclo adverso, donde desde mediados del siglo XVI, con la invasión masacradora se construyó una proyección chueca, torcida de todo, desde el ladrillo hasta la la literatura y el arte. En el siglo XIX se instituyó la palabra “huachafo” (según De Lucio) y era la replana de los “white chaps” que eran ricos peruanos que compraban cosas en Londres no en Oxford o Regent Street sino en White Chappel, un barrio medio bajo de Londres donde vendían imitaciones.

Imitación fue el okinawense Fujimori, que nunca fue aprobado en Japón como nipón, y se refugió en la yakuza, quienes manejan su plata. El es Fujimori Fujimori por apellidos paterno y materno, pero sus padres no eran parientes sino esclavos del mismo patrón nipón. (Okinawa sigue siendo una colonia de los nipones). Los descastados son peligrosisimos. Montesinos era de una familia judía de tiempo, Guzmán era de Tambo donde por siglos se llamaban “guzmanes” a los hijos espúreos de los conquistadores. Toledo es un caso similar, es secuestrado por los gringos de los 60s para hacer de un indio un gringo. Porca Miseria.

Hay una realidad y creo que puedo darle el margen de la duda a PPK que, entre líneas, porque la historia de su ancestros, llenos de izquierdismo eskenazi, raíz artística profunda con los franceses y altruismo médico innegable de su padre, es peruano y andino, por voluntad surgida de circunstancias coincidentes.

Hay que darle una opción al modernismo que plantea, donde la lucha de clases es inexistente per se y una inversión de lo rentable a lo social real (agua y comunicación), puede ser revolucionario frente a la historia chueca que hemos tenido por 500 años.

Eso de crecer con inversión en minas solo es posible, en el futuro cercano, cuando por ejemplo los precios del cobre lleguen a un dólar por libra, si podemos hacer que verbi gracia Chile quiebre por su alto costo de energía y el nuestro sea mucho menor.

En resumen, la construcción y consolidación es posible en libertad creativa y cooperante, pero para eso, tenemos que hacer lo que hizo Paniagua: ¡meter a los corruptos en la carcel! (Keiko incluida).

El ser peruano es una condición sumisa o una eleccion voluntaria. No hay raíz indigenista ni cultura, son 500 años de vacío total, de pachakuti huachafo. Solo depende de cuanto la libertad reivindicada se enfrente a la sumisión, la corrupción, la pillería y mendicidad cultural.

PPK puede, sin querer queriendo, un catalizador histórico. Y no terminar como un Juan cualquiera.





Post a Comment